Transcripciones literales de Audio a Texto

Las razones más usuales y por las que los clientes habitualmente solicitan una transcripción de un documento son las siguientes:

Al traspasar la información a un texto, se puede analizar el documento de forma más rápida, conseguir un dato más rápidamente y en general extraer de forma más ágil conclusiones sobre el discurso.

Poder leer el documento en un momento posterior.

¿Qué tipo de material se puede transcribir?

En principio cualquier tipo de grabación puede ser objeto de una trascripción. Conviene destacar que en ocasiones puntuales el ruido de fondo, la mala calidad del audio de la grabación pueden impedir o entorpecer la transcripción del documento.

Los clientes habitualmente demandan este servicio cuando se trata de conferencias, ponencias, charlas, grupos de trabajo, discursos, entrevistas, programas de televisión, conversaciones telefónicas y dictados.

El documento transcrito recoge fielmente lo que el orador en estos actos ha transmitido literalmente a su público o en una conversación entre dos partes lo que se hayan dicho exactamente.

Es habitual también aportar este tipo de documentos en juicios como pruebas y como documentación al procedimiento. Ayuda al juez en su labor de análisis y comprensión de los medios de audio aportados.

¿Qué métodos hay de transcripción de documentos?

Principalmente existen tres métodos:

Al realizar una buena grabación, se puede reducir el coste de su transcripción, aumentar la exactitud de la transcripción y reducir las partes indescifrables de su transcripción. Por ello, es muy interesante cuando se esté grabando información importante, especialmente en al caso de discusiones de grupo, invertir en un buen equipo de micrófonos de conferencia y un sistema de grabación adecuado.

En algunos casos puedes necesitar una transcripción de un dictado de muy mala calidad debido a que su contenido es esencial. Nuestra empresa de traducción revisará cada material individualmente y le informará de lo que podemos hacer para ofrecerle la mejor transcripción posible.

Entendemos por un dictado de muy mala calidad aquellas conversaciones en las que haya mucho ruido de fondo, sonidos, sordos y amortiguados, conversaciones que se solapen o dos o más oradores que hablen al mismo tiempo y con diferentes volúmenes. En algunos casos podemos ayudarle a digitalizar y mejorar el audio para eliminar ruidos o aclarar lo que dicen los oradores.